Bílbilis: una ciudad romana en la comarca de Calatayud

Si vienes a pasar unos días al Castillo de Ateca, una excursión interesante es visitar la antigua ciudad romana de Bílbilis. Situada en el término municipal de Calatayud, en el municipio de Huérmeda, y  a 20 minutos en coche de Ateca, se encuentra el yacimiento arqueológico de Bílbilis Augusta.

Para acceder a las ruinas de la ciudad se toma desde Calatayud, dirección Soria. Antes de llegar a la población de Huérmeda, una señal indica el camino hacia el centro de interpretación del yacimiento, donde se puede dejar el coche y continuar visitando los restos romanos a pie.

AUGUSTA BILBILIS

Lo que fue previamente un poblado celtíbero, pasó a estar  bajo el dominio de Roma en el primer tercio del siglo II a.C.  Los conquistadores reestructuraron y dotaron de edificios e infraestructuras a la villa, convirtiéndose en una próspera ciudad romana durante los siglos I y II, que acuñaba moneda propia y llegó a albergar hasta 4.000 personas.

Municipium Augusta Bílbilis, como la llamaban los romanos, contó con un espectacular foro situado en la zona central de la ciudad, para que pudiera ser divisado desde la calzada y demostrar con ello el poderío romano. A su lado se encontraba el teatro, y alrededor los principales edificios públicos. Las termas son los restos mejor conservados del yacimiento, pudiéndose distinguir los vestuarios y las diferentes salas que formaban las instalaciones termales.

EL MUSEO

A escasos kilómetros de Bílbilis, se encuentra en Calatayud el museo que alberga las piezas arqueológicas encontradas en el yacimiento, como fragmentos de decoración mural, objetos cotidianos como monedas o vasijas y platos de cerámica, o un conjunto de capiteles. Un final perfecto para conocer un poco más de la cultura romana en nuestra región.

Visita al Monasterio de Piedra

A sólo media hora del Castillo de Ateca se encuentra uno de los rincones más privilegiados de Aragón. Situado en un entorno único, el Parque Natural del Monasterio de Piedra es un sorprendente espacio natural rodeado de vegetación, donde el protagonista indiscutible son las aguas del Río Piedra. En su paso por este lugar, con el tiempo se han formado cascadas, grutas, lagos y otros caprichos geológicos que lo convierten en un espacio idílico para pasar un agradable día de excursión.

excursion-monasterio-de-piedra.jpg

EL MONASTERIO

El Monasterio de Piedra nació como una fortaleza militar para la defensa de los Musulmanes, y tras la Reconquista, el lugar y sus terrenos se cedieron a la Orden del Cister. Los monjes construyeron el actual Monasterio, en el que vivieron durante 650 años, hasta que paso a ser propiedad del gobierno durante la desamortización de Mendizabal, para ser vendido pocos años más tarde a un comprador privado.

El monasterio de piedra cuenta con visitas guiadas durante todo el año, en las que se pueden visitar el Claustro Cisterciense del s. XII, la sala capitular, la abadía y otras dependencias monacales. Una visita que sin duda merece la pena para conocer más de su historia y su arquitectura.

EL ENTORNO

El parque Natural del Monasterio de Piedra propone un recorrido apto para todos los públicos en plena naturaleza, de una duración de aproximadamente 3 horas, en el que recorrer todo el espacio sin perderse ningún detalle. Durante el paseo nos veremos envueltos en un paisaje de cuento de hadas: Imponentes cascadas, como la Cola de Caballo -una de las cascadas más alta de España- o la Caprichosa; lagos como El Lago de los Patos o el del Espejo; y numerosa fauna y flora para pasar un día en un entorno único y muy cuidado.

El monasterio cuenta además con un centro de interpretación de la fauna piscícola, con salas de exposición y proyecciones.

También se realizan actividades especiales como exhibiciones de aves rapaces durante los meses de primavera y verano.

 

 

Más información en: http://www.monasteriopiedra.com/