Historia del castillo

 
 

El Hotel está situado en el casco antiguo de la localidad de Ateca, municipio de Calatayud, en la confluencia de los ríos Jalón y Manubles.

Orígenes

Los orígenes del castillo se remontan al año 974, cuando pertenecía a los a los Banu-Timlat, señores de Pozuel de Ariza. El castillo, situado en la parte más alta del casco antiguo, la actual fisonomía del castillo viene dada por la transformación en un fuerte carlista en el primer tercio del siglo XIX.

Históricamente, el castillo tuvo gran importancia para la defensa del pueblo de Ateca, fortificándose su estructura para la guerra de los dos Pedros, y jugando un papel importante en posteriores guerras.

Carlistas

Durante las guerras carlistas, que tuvieron gran relevancia en esta zona de la península, el Castillo de Ateca fue testigo de frecuentes batallas y encuentros violentos, como la encabezada por los generales  Ramón Cabrera, Quílez y el Serrador contra un ejército que se dirigía a Calatayud, el cual consiguieron dispersarlo ocasionándole numerosas bajas.

En el año 1839, a las instalaciones del castillo se les dio un uso de cárcel, dado su carácter de fortaleza. El foso aislaba el edificio mediante un puente levadizo, que tuvo que ser cegado en 1920.

La rehabilitación

Tras un largo y cuidado proceso de restauración, el castillo fue rehabilitado por el arquitecto Juan Miguel Hernández León, director de la Escuela de Arquitectura de Madrid, y presidente del Círculo de Bellas Artes.

El mal estado de conservación del castillo llevó a plantear el proyecto consolidando lo que quedaba de la fortificación original, apostando por una rehabilitación analógica, y adecuando la estructura al nuevo uso como hotel y centro de eventos para empresas.

Situado en la parte más alta del casco antiguo, la actual fisonomía del castillo viene dada por la transformación en un fuerte carlista en el primer tercio del s. XIX
vistas-hote-castillo-ateca